Para los antiguos griegos, gaia era la diosa de la madre tierra. Fue ella quien creó el universo, hizo nacer el cielo, surgir las montañas, los llanos, los mares y los ríos que conformaron la tierra como la hemos conocido.

Hoy en día, gaia es una teoría científica que considera a la biosfera en su totalidad como un ser viviente, que interactúa con el resto de las esferas de la tierra en el modo en el que lo haría el metabolismo de un organismo vivo, donde cada elemento que lo compone (órganos, células o tejidos), es dependiente del resto en la manera en que, cabe esperar que cualquier alteración que se lleve a cabo sobre un elemento, repercutirá de una forma u otra sobre el resto del organismo: la tierra de la que nosotros formamos parte.

Nuestro propósito es trasladar esta filosofía a la práctica empresarial, empleando métodos de trabajo respetuosos con el entorno y que a la vez contribuyan a lograr una coexistencia pacífica entre la naturaleza y la actividad humana.